¿Necesitas un parasol para tu coche? Estos te encantarán

parasol-de-coche-con-logo

Se acerca el verano, una época del año en la que los automóviles sufren con más intensidad a la intemperie. Dejar aparcado el automóvil a pleno sol en estos meses puede causar, aparte de la incomodidad de conducir en un ambiente sofocante, que los materiales del salpicadero sufran algún tipo de deterioro. Para evitarlo es aconsejable utilizar un accesorio tan sencillo como útil: el parasol. Un parasol de coche con tu logo totalmente personalizado, por tanto, es el mejor aliado del conductor en los meses en los que aprieta más el calor.

Existen varios tipos de parasoles, aunque el más común es el que se coloca en el parabrisas delantero mediante gomas o ventosas. Se comercializan con diversas formas y tamaños para adaptarse a los distintos tipos de vehículos. Normalmente, la cara exterior de los parasoles está recubierta de aluminio flexible de color plateado, aunque puede ser de otras tonalidades. Una de las ventajas de los parasoles personalizables es, precisamente, la posibilidad de escoger el color corporativo de la empresa que se desea anunciar.

A 25 °C, la temperatura de la superficie del salpicadero de un coche aparcado al sol más de 45 minutos puede alcanzar más de 70 °C

Otro tipo de parasoles son los que se colocan en las ventanillas del vehículo. Suelen tener forma redondeada y no son opacos, sino fabricados con materiales como el poliéster, que dejan pasar algo de luz. Los cubrevolantes son accesorios también muy útiles para proteger el volante de las altas temperaturas. Están fabricados en aluminio y son también personalizables.

La importancia de usar parasoles queda de manifiesto cuando se miden las temperaturas del habitáculo de un coche aparcado al sol. A 25 °C, el interior de un automóvil aparcado a pleno sol durante una hora puede alcanzar los 43 °C. Sin embargo, con un parasol, esa temperatura interior se reduce hasta los 32 °C.

Dejar las ventanillas un poco abiertas no reduce mucho la temperatura interior de un coche aparcado. Una diferencia de dos grados entre el interior del vehículo y el exterior no es ventaja suficiente que compense el riesgo de sufrir un robo. Usar un parasol, en cambio, ayudará a reducir la temperatura interior del vehículo más de 11 °C.

Según un estudio de la Dirección General de Tráfico, a temperaturas mayores de 28 °C el conductor no es capaz de distinguir adecuadamente el 6 % de las señales. A temperaturas superiores ese porcentaje aumenta, observándose síntomas parecidos a la intoxicación etílica a temperaturas del habitáculo mayores de 35 °C. Este es otro motivo más para colocar el parasol en días calurosos.

Otra ventaja derivada del parasol es que, al evitar el deterioro de los materiales plásticos del salpicadero, el vehículo no pierde valor para una posible venta. Así mismo, una menor temperatura interior evita que el acondicionador del vehículo tenga que funcionar a plena potencia, con el gasto en combustible que ello acarrea.

En definitiva, usar un parasol, sobre todo en las épocas del año de más calor, es importante no solamente para preservar los materiales del vehículo de la radiación solar, sino como un elemento más de la seguridad del conductor.

No votes yet.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *