Impulsa tu negocio hacía la transformación digital

Vivimos en un mundo plenamente digitalizado, en el que la información se obtiene de la lectura de periódicos online, la comunicación a través de redes sociales y la economía se mueve plenamente integrada en los circuitos de la red de redes.

Y es que no es casualidad que de las tres empresas más grandes del mundo por capitalización sean empresas que basan su negocio en lo digital (Apple, Google y Microsoft).

La digitalización de los negocios

La transformación digital de una empresa (ver esta web) es una tarea ardua y dura, pero sin duda una apuesta segura para su supervivencia, en un ambiente cada vez más competitivo y con rivales que han nacido en el entorno online y que disponen de amplia experiencia y ventaja en este terreno.

La cuestión es que los clientes cada vez más están en Internet, compran y venden cada vez más en la Red y se informan a través de ella de las empresas con ubicación física a las que pretenden acudir. Hay que “estar en Internet”, pero no solo eso.

En primer lugar, deben implementarse canales de venta de los bienes y servicios a través de la Red. No se trata solo de disponer de una tienda online, sino de toda una serie de servicios asociados al negocio y que crean valor añadido: redes sociales activas, que completen la actividad de marketing de la empresa y generen relaciones positivas en el día a día con el público potencial; atención online al cliente; renovación del catálogo con publicación de novedades, muestra de los productos en redes, etc.

Sin embargo, la transformación digital avanza a sectores mucho más importantes. Uno de ellos es el del Internet de las Cosas. Actualmente, con sistemas digitales de sensorización, monitorización e implementación de una política de Big Data, una fábrica puede funcionar de forma autónoma.

Se pueden localizar puntos en los que la producción ha fallado y las propias aplicaciones informáticas dan la solución más rápida y eficaz. Si a ello le sumamos el uso racional de la robótica, las posibilidades de producir más, más barato, de forma más eficiente y con menos mano de obra son importantísimas.

Por poner un ejemplo, Amazon ya dispone de un supermercado físico que funciona sin empleados. Todos los productos tienen un sensor que, cuando pasa por la caja, suma los precios de lo adquirido y emite la factura a pagar, que se carga en la cuenta online del cliente. El sistema de sensores también permite a la empresa conocer en qué momento los productos se van a agotar o el stock del almacén.

Otro sector que está experimentando un fuerte auge es el de la telefonía y la atención al cliente. Empresas como Konekta, una subcontrata que externaliza servicios de atención al cliente de grandes firmas, dispone de 26.500 empleados, gracias a su plena digitalización. Mediante una utilización constante de equipos informáticos, aplicaciones digitales, bases de datos y un sistema de telegestión telefónica, su base de negocio está creciendo a marchas forzadas.

El futuro empresarial está en adaptarse a estos cambios digitales y transformarse plenamente en una compañía digital.

No votes yet.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *