¿Qué debe saber un autónomo sobre el renting flexible y el renting tradicional?

Cuando una persona decide iniciar el camino del emprendimiento le surgen todo tipo de dudas. Debe enfrentarse a decisiones complicadas y que, en ocasiones, pueden resultar decisivas para el éxito o fracaso de su negocio. Una de ellas es la compra de los vehículos necesarios para realizar su actividad. Es muy común que se hagan previsiones erróneas y que se adquieran coches y otros vehículos que realmente no eran del todo necesarios. Para evitarlo, no hay nada mejor que optar por el renting flexible para autónomos, una opción que nos permite ajustar nuestro presupuesto y nuestras previsiones a más corto plazo y de una forma menos arriesgada.

¿Renting flexible o tradicional?

En el renting tradicional las condiciones son más similares a las de una compra. Es decir, normalmente debemos alquilar el vehículo como mínimo por 24 meses, lo cual nos obliga a mantener el contrato esos dos años. Además, hay penalizaciones para la rescisión de nuestras obligaciones. Por el contrario, en el renting flexible para autonomos puedes formalizar un contrato de alquiler desde uno hasta setenta y dos meses. Unas condiciones que, como se puede observar, son mucho más ventajosas para el cliente. Por otra parte, el concepto de “flexible” lleva aparejado el poder cancelar el contrato en cualquier momento, ya sea porque el negocio ha fallado o porque no se han cumplido las previsiones. Y en ningún caso se te cobrará penalización alguna.

Otra ventaja del renting flexible es que los avales que se piden son mucho menores que en el tradicional, donde a veces solicitan hasta la mitad de la cantidad que se pagaría por el total del tiempo de alquiler.

Un servicio de renting adaptado a ti

Con el renting flexible Reflex los autónomos pueden respirar tranquilos porque saben que tan solo están obligados a contratar sus vehículos durante el tiempo que realmente los necesiten. Además, no tendrán que preocuparse del mantenimiento o de las reparaciones. Esto se debe a que nuestro servicio lo lleva todo incluido y nos encargamos de que tu vehículo esté siempre como el primer día, pues somos conscientes de la importancia que puede tener para tu negocio. Por otra parte, si en cualquier momento sufres una avería o accidente, nuestro seguro a todo riesgo se hará cargo de todo. Te asignará la grúa correspondiente, te trasladará al lugar que necesites y enviará el coche a uno de nuestros talleres concertados. Además, te podemos proporcionar un vehículo de sustitución para el tiempo en el que el tuyo se encuentre en el taller. Todas estas ventajas irán incluidas en tu cuota fija mensual, sin sorpresas de  ningún tipo. Además, también incluimos un servicio de gestión de multas y de asesoría jurídica.

Al optar por un servicio de renting flexible para autonomos te olvidarás de todo tipo de impuestos que acarrea poseer un vehículo. Hablamos de las tasas de matriculación, de circulación, los controles de la ITV, así como los gastos de mantenimiento y reparaciones. Tan solo tendrás que preocuparte de conducir tu vehículo, de cumplir con tus entregas o de llegar a tiempo a las citas con tus clientes.

No votes yet.
Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *